Con la tecnología de Blogger.
RSS

La Iglesia de Santa Eulalia, Paredes de Nava, donde duerme el talento de Pedro Berruguete


Paredes de Nava es uno de esos pueblos perteneciente a la comarca terracampina de Palencia, que cada vez que tienes la ocasión de volver a pasear por sus calles... no deja de sorprenderte... pero que muy gratamente. En sus calles se respira, en cada unos de sus hermosos y bucólicos rincones, el inmenso legado artístico que tiempo atrás impregnaron en esta noble villa sus más reconocidos e ilustres personalidades. El aún presente espíritu artístico y cultural de tan prestigiosos antepasados, inspira en el visitante una curiosa sensación de estar en un lugar increíblemente cargado de historia, que emana del talento de sus extraordinarias personalidades. Paredes de Nava es la casa de Pedro Berruguete y, a su vez, es el lugar en donde guarnece parte de su impresionante obra. Es también cuna de otros ilustres personajes de la historia escrita de la localidad, cuyo máximo exponente está significado en el gran Jorge Manrique, destacado poeta de la Baja Edad Media muy ligado a la villa paredeña.

Pero no solo Pedro Berruguete es uno de sus más prodigiosos lugareños, a su vez, esto mismo concurre en alguno de sus descendientes más directos, sobre todo, en Alonso hijo, otro Berruguete de excepción. Ambos son parte ineludible de la historia viva de la localidad. Son causa significada del legado dejado por ellos, permaneciendo en la memoria de los tiempos y escribiendo con letras de oro el día a día de esta emblemática localidad palentina. Los Berruguetes mantuvieron en Paredes de Nava uno de los talleres artísticos más prestigiosos de la antigua Castilla. Su innata habilidad para las técnicas pictóricas y escultóricas ha quedado constatado entre los muros del excepcional templo de la villa paredeña, al cual está dedicado este humilde artículo.


La Iglesia de Santa Eulalia está situada en pleno corazón del casco histórico de la villa, en la popular Plaza de España de dicha localidad. Es muy agradable comprobar, al pasear por las tranquilas calles del pueblo, como el entorno urbano y las colindes de este magnífico templo está perfectamente urbanizado y como su acertada adecuación urbana ha buscado resaltar la increíble belleza de su imponente torre... tan amplia plaza, los aficionados a la fotografía lo agradecemos enormemente. A los pies de esta hermosa iglesia encontraremos el Monumento a Jorge Manrique, una alegoría y homenaje de la villa paredeña a uno de sus más queridos y destacados hijos.

Contemplar... ensimismado... la esbelta torre del templo, que preside esta plaza de la localidad... impresiona. Si la observas con detenimiento, podrás comprobar la transición arquitectónica que los diferentes estilos artísticos han impregnado en el templo; dejando una hermosa huella en sus piedras a lo largo del tiempo y que ahora podemos contemplar y admirar. Su torre es buen testigo de ello. Su base se levanta sobre el antiguo campanario de su predecesora, posiblemente una ancestral iglesia románica, cuya base sirvió de arranque para el nuevo templo; de hecho, sus primeros niveles dejan buena huella de tan laureado estilo artístico. Esta ingente obra culmina en una impresionante cúpula de estilo mudéjar, construida en ladrillo y baldosas esmaltadas de colores, que brilla con luz propia sobre el cielo de buena parte de la comarca terracampina palentina; por esto... y por mucho más... es Monumento Nacional desde al año 1962.


El interior del templo es sublime. Sus dimensiones son catedralicias. Nada tiene que envidiar a los bellas iglesias de poblaciones vecinas, como Támara, Amusco, Santoyo... por poner algunos ejemplos. Bien podríamos encuadrarla en la "Ruta de la Iglesias Catedrales" de esta nuestra tierra palentina, pues no desmerece en nada esta adjetivación. Lo primero que llama poderosamente la atención, según te adentras en la iglesia, es su impresionante órgano. Es de estilo barroco y está situado en la nave central del templo, en el lado del evangelio. Pero inmediatamente todos tus sentidos se dirigen hacia el altar mayor, donde presidiendo la cabecera del templo, encontrarás uno de los retablos más bellos y laureados de toda la comarca, en él... está intrínseco el espíritu de la casa de los Berruguete. Es toda una conjunción de devoción pictórica y escultórica como nunca había visto. Es el arte escenificado en su mejor expresión y al servicio de los los más profundos sentidos del hombre. Y para finalizar, como ya es habitual en mis artículos, de nuevo lo cuento, no soy especialista en arte, por eso te recomiendo... que si lo que buscas es un detalle específico de sus ornamentos y estilos artísticos... no sigas leyendo a este humilde bloguero, pues yo no te lo puedo ofrecer características técnicas del arte en cuestión. En dicho caso, acércate a Paredes de Nava, pregunta por Cristina Gutiérrez Aguirre y escúchala con atención, seguro que te impregnará toda la sabiduría que ostenta... sobre esta hermosa y bella iglesia.

Palencia, un gran museo al aire libre.











Fotografías propias previamente retocadas
Mi blog de fotografía: 

0 comentarios:

Publicar un comentario